Publicado el 22 mayo 2016

Realizaremos una secuencia de artículos en los que reflejaremos la importancia del mantenimiento de las instalaciones térmicas de los edificios visto desde distintos aspectos. En este primer artículo, vamos a fijarnos en las exigencias de tipo administrativo que conllevan estas instalaciones.

Primeramente, debemos tener en cuenta que el titular o usuario de las instalaciones térmicas es responsable del cumplimiento del RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios) en lo que se refiere a su uso y mantenimiento. En este artículo nos centraremos en la parte referida al mantenimiento.

Las operaciones de mantenimiento de las instalaciones de Climatización sujetas al RITE se realizarán por empresas mantenedoras habilitadas. De acuerdo al artículo 26 del RITE, las instalaciones térmicas con una potencia superior a 5 kW se mantendrán con una empresa mantenedora. A partir de 70 kW de potencia térmica el titular debe suscribir un contrato de mantenimiento con una mantenedora y por encima de 5.000 kW en calor y/o 1.000 kW en frío, además, será necesaria la participación de un técnico titulado competente con funciones de director de mantenimiento.

Toda instalación térmica debe disponer de un registro en el que se recojan las operaciones de mantenimiento que formará parte del Libro del Edificio siendo responsabilidad del titular su existencia.

Las instalaciones térmicas se mantendrán de acuerdo con las operaciones y periodicidades contenidas en el Manual de Uso y Mantenimiento cuando éste exista, o sino al menos, serán las indicadas por el programa de mantenimiento preventivo del RITE. En instalaciones de menos de 70 kW, en las cuales, no existe el Manual de Uso y Mantenimiento, las operaciones y periodicidades de mantenimiento se realizarán de acuerdo al criterio profesional de la empresa mantenedora.

Es responsabilidad de la empresa mantenedora actualizar y adecuar las operaciones de mantenimiento a las características técnicas de la instalación.

Según el artículo 28 del RITE, anualmente, en los casos en los casos en que sea obligatorio suscribir un contrato de mantenimiento, la empresa mantenedora emitirá un certificado de mantenimiento, según el modelo establecido por el órgano competente de cada Comunidad Autónoma, que tendrá la validez máxima de un año.

La Comunidad Autónoma de Madrid dictó una Resolución de 10 de octubre de 2013, de la Dirección General de Industria, Energía y Minas, por la que se publicó el modelo oficial de Certificado de Mantenimiento para Instalaciones Térmicas en edificios de la Comunidad de Madrid.

Por todas estas exigencias normativas, por los constantes cambios que existen en la reglamentación vigente que afecta a este sector, creemos que es fundamental para la tranquilidad de todas las empresas estar asesoradas y atendidas por empresas mantenedoras habilitadas como

Roisolma S.L. capaz de solucionar todos los problemas tipo técnico y administrativo que puedan surgir.

Por todo ello cuenta con nosotros, cuenta con Roisolma S.L.